parallax background

Alimentación para casos especiales

Alimentación para casos especiales

El trabajo en consulta implica necesariamente ver otro tipo de casos que son mucho más habituales de lo que creemos. Por un lado, la obesidad o unos hábitos con la comida no muy saludables conlleva comorbilidades que también resultan de vital importancia tratar y donde los Dietistas-Nutricionistas tenemos un papel significativo. Por otro lado, el trabajo que hacemos en la entrevista dietética hace que también se presenten ante nosotras personas con una relación con la comida bastante tormentosa o personas con trastornos de la conducta alimenticia y que debamos intervenir.

Trastornos de la conducta alimenticia.

Los trastornos de la conducta alimenticia están a la orden del día y van en aumento. El auge de las redes sociales y el interés por comer más sano son en gran parte responsables. La especialización en este campo son una de mis prioridades y a lo que dedico más horas de estudio actualmente.

Diabetes gestacional. Tipo 1 y tipo 2.

Una dieta basada en plantas ha demostrado ser un factor de protección frente a las complicaciones derivadas de cualquier tipo de diabetes donde es imprescindible vigilar los niveles de glucosa en sangre y que con la pauta dietética indicada se puede conseguir.

Hipertensión.

Problemas como la hipertensión son patologías que vemos y tratamos continuamente en una consulta de nutrición ya que suelen manifestarse junto con un exceso de peso. Por suerte, este tipo de comorbilidades se pueden controlar e incluso revertir con la adquisición de unos buenos hábitos de alimentación y una posterior pérdida de peso, si fuera necesario.

Hipercolesterolemia.

La hipercolesterolemia es la presencia de niveles elevados de colesterol en la sangre. El colesterol elevado tiene una alta prevalencia en los países desarrollados y se debe vigilar ya que supone un riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La instauración de unos hábitos alimenticios saludables ha demostrado disminuir significativamente estos niveles.

Hiperuricemia. Gota.

La hiperuricemia es el aumento de la concentración del ácido úrico en sangre. Inicialmente es asintomático pero suele acabar desencadenando la gota aguda o crónica al depositarse en las articulaciones. Una pauta dietética baja en purinas y ajustada a casa caso ha demostrado poder disminuir los niveles de ácido úrico hasta niveles normales, así como los episodios de gota y el alivio del dolor y la inflamación.

¿Sabías que el consumo de tomate no aumenta los niveles de ácido úrico en la sangre?

Vegetarianismo/Veganismo.

Coloquialmente se entiende vegetarianismo como una opción dietética donde no se come carne, ni pescado o ningún alimento que haya supuesto la muerte de cualquier animal. El veganismo incluiría, además, la no ingesta de lácteos, huevos y miel.

Aunque muchas veces estas opciones son mucho más que eso, son apuestas por el medio ambiente, opciones encaminadas a disminuir el sufrimiento animal o apuestas por no adquirir nada de origen animal lo cual también implicaría a medicamentos, ropa, etc.

En esta consulta estamos formados para diseñar menús adaptados a este tipo de patrones dietéticos y atender a sus correspondientes inquietudes o necesidades nutricionales.

Primera consulta 60€

  • Revisión historia clínica.
  • Registro y evaluación de la composición corporal.
  • Entrevista dietética detallada.
  • Diseño de objetivos, elaboración de un menú adaptado, impartición de una educación alimentaria básica, entrega de ejercicios, etc.

Siguientes consultas 25€

  • Registro de nuevos datos antropométricos.
  • Revisión de los nuevos hábitos del paciente.
  • Entrega de nuevos ejercicios, visualización de recetas, aclaración de dudas, revisión de mitos, etc.